Solidaridad

“Quizá algún día se cumpla la promesa de la que Marx fue el gran profeta, y entonces el hogar no sólo habitará en nuestros nombres sino también en nuestra presencia consciente y colectiva en la historia y volveremos a vivir en el corazón de lo real.”

John Berger

 

El amor tiene la fortuna de convertirse en cualquier cosa en el momento preciso. En árbol, en canción, en sonrisa, en oscuridad y agua. El amor que miro desde mi ventana tiene un tronco grueso que recorre su medida hacia el viento, el sol y la luna; nos arropa con música cada noche, y en la madrugada invita en su centro a los pájaros viajeros. Estos conciertos al alba nos despiertan poco a poco y suavemente hacia la geografía oculta bajo la piel de nuestros pies.

Y migramos.

Escondidos entre las plumas de un jilguero y una reinita estriada, volamos en espiral y trabajamos sin descanso en la ingeniería que permite el agujero entre el mundo de arriba y el mundo de abajo. La meta es simple: escuchar el susurro prometido por los ancestros que dicta las coordenadas certeras del regreso.

Mientras estamos arriba vemos caer hojas sobre la hierba, pañuelos blancos sobre los lagos, basura roja en los campos, y tras el tiempo, comenzamos a escuchar el lamento de todas las vidas que se han perdido, desde hace muy poco, en el fondo del océano.

El jilguero y la reinita nos cuentan que, velados por el confuso sueño de la fraternidad escrito en la historia, hemos huido, nos hemos alejado o desaparecido con lo poco o mucho que nuestro corazón resiste y nuestros hombros cargan, sobre los kilómetros inagotables de los desiertos en la búsqueda de nuestra mirada perdida. Casi siempre resulta todo en una carrera rota en donde intentamos inventar una meta en cada árbol talado.

Casi siempre.

Hay sin embargo una magia posible que rompe el infortunio de esos tránsitos ciegos. Es apenas un gesto, uno pequeño, consiste en alzar un brazo, abrir la mano y levantar un corazón caído en la vera del camino.

Es como toda magia un conjuro.

Luego todo se da.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Días. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s